Soriasis - Psoriasis -Piel

La psoriasis (también conocida como "soriasis") es una enfermedad (genética) crónica de la piel que produce lesiones escamosas, engrosadas e inflamadas. Afecta por igual a ambos sexos. La psoriasis NO es una enfermedad contagiosa y se estima, que afecta a cerca del 3% de la población, lo que representa unos 190 millones de personas . Puede presentarse en conjunto con la caspa y la seborrea. La causa de la psoriasis no es todavía conocida aunque su origen parece ser autoinmune. Se sabe que responde a un desarreglo bioquímico e inmune. No está causada por ningún agente microbiano (bacteria, virus, hongo) ni parásito. Es de resaltar la ausencia de relación con cáncer cutáneo.

Existen factores hereditarios que predisponen a la psoriasis. Las situaciones de estrés emocional, una mala dieta, la obesidad y el sedentarismo agravan esta enfermedad

La psoriasis suele aparecer entre los 15 y 35 años, si bien puede aparecer a cualquier edad. Su extensión y gravedad es muy variable de una persona a otra y, en ésta, en el tiempo. Actualmente existen muchos tratamientos que blanquean la psoriasis, es decir, disminuyen o hacen desaparecer los síntomas aunque no los curan. Sin embargo dichos tratamientos no son específicos para la enfermedad, tienen demasiados efectos secundarios y/o son de difícil aplicación.

Esta enfermedad se puede clasificar en función del área de piel afectada y de las áreas afectadas en leve, moderada o severa.

 

FORMAS DE TRATAMIENTO:

Desde hace siglos se sabe que la psoriasis mejora:

  • Dejando al aire las heridas.
  • Tomando el sol con moderación (evitar las horas centrales del día), ya que los rayos ultravioleta tienen acción antiinflamatoria.
  • Tomando baños en la playa, debido a que los iones y sales que contiene el agua del mar presentan propiedades curativas de la piel.
  • Tomando baños en ciertos lodos y barros medicinales.
  • Con algún producto hidratante: ayudan a mitigar los efectos de sequedad e irritación con los que cursa la psoriasis. No curan la psoriasis. Se pueden aplicar en forma de aceites, cremas, pomadas o geles.

Nota importante sobre los tratamientos para enfermos de psoriasis:

El diagnóstico de la psoriasis debe hacerse por un médico o dermatólogo. Una vez establecido el correcto diagnóstico sólo éste puede prescribir el tratamiento que considere más adecuado según las características de su psoriasis y del paciente. Los fármacos se venden con receta médica y hay que seguir al pie de la letra las instrucciones del médico o dermatólogo, especialmente en las dosis y duración del tratamiento. Jamás practique la automedicación, ya que puede suponer un serio riesgo para su salud. No use o de para usar un medicamento prescrito para otras alteraciones de la piel, ya que le puede ser perjudicial. La información sobre medicamentos contenida en este artículo sólo da unas pinceladas sobre los tratamientos. Estos pueden llegar a ser más complejos. Pregunte siempre a su médico.

Tratamientos tópicos

Son aquellos que se aplican sobre la piel, frecuentemente en pomadas. Tienen menos efectos secundarios que los tratamientos sistémicos, pero sus resultados pueden no satisfacer al paciente.

Corticoides

Su aplicación abusiva puede llevar a un adelgazamiento de la piel, a la aparición de estrías e incluso a la supresión a nivel hormonal del eje hipotálamo-hipófisis. Se clasifican en corticoides de potencia baja, media, alta y muy alta. Sus efectos secundarios son proporcionales a su potencia. Se nominan mediante la terminación en -ona. Ejemplo "Betametasona". Es uno de los tratamientos más usados. Su uso excesivo puede empeorar la psoriasis (aparición de rebrotes). Además se presenta taquifilaxia (los receptores a los corticoides se saturan y son necesarias mayores dosis con el tiempo).

Existen corticoides de toma oral, pero no se recomiendan ya que el efecto rebrote es mayor

Derivados de la vitamina D

Ejemplos: Daivonex (Calcipotriol) y Bonalfa (Tacalcitol). Impiden la hiperproliferación de los queratinocitos de la piel. Su uso abusivo o prolongado puede llevar a hipercalcemia sanguínea. A veces se pueden aplicar como terapia alternativa a los corticoides o como complementaria de éstos. Algunos productos (Daivobet) llevan incorporados tanto un derivado de la vitamina D como un corticoide.

  • Tratamiento naturales:

Hay una planta de la familia de los cuctus, en canarias se llama pita, y es con la que se obtiene el aloe vera, cortando una hoja de esta planta, se pela y lo que queda es su parte interior que es gelatinosa, esta parte se frota en la zona afectada y alivia, pero no cura .

Fototerapia

La exposición a la luz ultravioleta proveniente del sol o a cantidades controladas de rayos ultravioletas artificiales, UVA o UVB, son utilizados en el tratamiento de la psoriasis. Existen lámparas de rayos UV de centros dermatológicos y hospitales y otras de uso personal. En todo caso deben extremarse las precauciones, limitar el tiempo de exposición, la frecuencia de repetición y evitar que la radiación alcance los ojos. Es importante que este tratamiento sea llevado a cabo por un profesional o bien asesorado muy directamente por éste.

PUVA

La aplicación de rayos UVA artificiales conjuntamente con un sensibilizador natural de la piel, psoraleno, se conoce como PUVA. El psoraleno bien se ingiere (vía sistémica) o se adhiere a la piel por inmersión en bañeras con una solución de psoraleno en agua, previamente a la exposición de rayos UVA. La aplicación de rayos UVA artificiales en ausencia de psoraleno raramente produce un efecto positivo. No debe abusarse de los PUVA, debido al peligro que conlleva su uso excesivo.

UVB

La aplicación de rayos ultravioletas UVB, de banda estrecha, de mayor energía que los UVA no requiere utilizar psoraleno. Debido a que los UVB tienen una longitud de onda menor (es decir más energéticos) que los UVA, el riesgo de quemaduras y cáncer de piel se acrecenta. No debe abusarse de los UVB, debido al peligro que conlleva su uso excesivo.

Láser

Mediante laser se pueden mejorar las lesiones. Existen aun pocas clínicas dermatológicas y hospitales dotados de esta tecnología.

Tratamientos sistémicos

Se suministran por vía oral o inyectados. Actúan sobre todo el organismo. La duración es variable. No curan la enfermedad en sí, pero hacen desaparecer las lesiones durante un mayor o menor tiempo, por ejemplo la ciclosporina. Suelen presentar mayores efectos secundarios que los tratamientos topicos, por lo que se reservan para casos de psoriasis severa. La agresividad depende del tratamiento. Requiere de análisis de sangre habituales para controlar la función del hígado y de controles de tensión periódicos. Es importante ponerse en manos de un dermatólogo o médico para llevar a cabo estos tratamientos.

Recientemente ha aparecido un nuevo tipo de tratamiento, al que se le denomina biológico. Se trata de los primeros medicamentos específicamente diseñados para la psoriasis. Normalmente tratan de disminuir o inhibir cierto tipo de linfocitos-T que se ha demostrado, están involucrados en el proceso de la enfermedad.

Fuente Wikipedia