Tepedia .com: Enciclopedia Tematica de Expertos
enciclopediaPORTADA
enciclopediaCURSOS
enciclopediaJUEGOS
enciclopediaINFORMATICA
enciclopediaOCIO
enciclopediaSALUD
enciclopediaTRABAJO
enciclopediaESPIRITUAL
enciclopediaTURISMO
 

Que es la topoterapia

Que es la topoterapia

Articulo de Salud publicado en Tepedia.com con autorizacion de su autor y fuente
Topoterapia Escrito por: kronsa

  1. Todo lo que sucede se experimenta dentro de nuestro cuerpo.
No existe experiencia fuera de nuestro cuerpo. El cuerpo es medio y fin de nuestra relación con el medio externo ¿podemos dar cuenta de lo que sucede dentro de nosotros? Esta experimentación no se da a nivel mental, la mente lo que hace es racionalizar la experiencia. Racionalizar es intentar darle una interpretación, un contenido a la experiencia. Racionalizar no es conocer, es construir una idea sobre algo, su objetivo controlar ese algo. ¿Se modifica la experiencia? ¿La mente la transforma? ¿Modifica la experiencia a la mente? No hay duda que la experiencia sufre una transformación, se debe adaptar a la categoría del pensamiento, o ajustarse a sus parámetros. Esto supone un nivel de control, un cierto manejo. Esto no quiere decir que se reduce sus efectos ni que se amplifiquen, solo que se encasillan. Esta forma de categorizar la experiencia es propia de la manera en que funciona la mente. La mente identifica, cunado observamos algo hace un acto de distición, a continuación construye una idea, que no es mas que una diferencia que hace a la diferencia. Con ello siente un cierto control. Es decir que cuando observamos un objeto cualquiera, o una persona, lo que estamos viendo verdaderamente es una idea que tenemos de ese objeto o de esa persona. Todos nos ponemos de acuerdo en un sinnúmero de ideas que compartimos y que hace posible la comunicación. No obstante dentro de esa idea compartida existen notables diferencias que hacen que una mesa sea mejor que otra para uno. Ahora bien, la idea que nos formamos puede estar en un gradiente que va desde lo exagera y falsa hasta armónica y equilibrada Es cuando uno le dice a alguien que exagerado! o como controla sus sentimientos! En este último caso esta involucrada la experiencia del observador que observa las reacciones de un individuo respecto a una supuesta experiencia que ha tenido y expresa su opinión al respecto. En este caso desde el punto de vista lógico se trata de una sentencia de segundo nivel o meta sentencia, es decir racionalizaciones sobre racionalizaciones de otro. Se trata de una verdad de segundo orden. Pero esto mismo sucede dentro del propio individuo, la racionalización es una verdad de segundo orden. La racionalización de la experiencia la deja vacía de contenido y es remplazada por un idea. Pero esto no es novedad, en otra forma lo han expresado Russell, Tarski, Bateson. La clase no es el individuo y tratar al individuo como si fuera la clase o viceversa es un error fe tipificación. Y yo desde este sitio soy un meta-meta-observador de un observador de otro observador. No se puede predicar sobre lo que yo digo como si fuera predicando sobre lo que le pasa al de la primera experiencia. Esta es la verdad cruda de cómo los seres humanos tratamos nuestras experiencias. ¿Que hay de la mente? La mente refuerza los mecanismos de autovaloración de creencias. Como todo lo que sucede, sucede dentro del cuerpo, la mente recoge todo ese bagaje cultural histórico e intenta hacerlo coincidir con la nueva experiencia, compara, lo moldea, lo ajusta, lo aprieta, lo deforma, hasta hacerlo “coincidir” como una guante a la mano. Si el acoplamiento es demasiado forzado nuestra interpretación podrá colisionar con los hechos ¿La experiencia no cuenta? Hace lo suyo pero con menor éxito. La experiencia no puede ir mas allá de los límites impuestos por la biología, la genética, la cultura y la historia personal. Solo influye para que el acoplamiento experiencia-racionalización sea más fácil. La mente así convalida la manera de interpretar las experiencias, manipulándolas de manera que aparezcan como situaciones conocidas o controladas. La mente alimenta así su ego, es decir su identificación diferencial, su separación del resto. Pero la experiencia no se da solo en la mente, sino como he dicho desde el principio se experimenta en todo el cuerpo. Mente y cuerpo son una unidad, sin embargo la mente abandona el cuerpo y se sitúa constantemente en otro espacio tiempo. El cuerpo esta aquí y ahora mientras la mente se transporta al pasado o al futuro a un espacio tiempo de ficción.Es así como en determinados individuos el cuerpo reacciona totalmente diferente a la mente. La mente da razones que el cuerpo no acepta. En otras palabras las razones del corazón no las entiende la mente. ¿Pero mente y cuerpo no debieran conformar una unidad? Si, pero mientras la mente no habite el cuerpo esa unidad esta rota. Está tan rota que podemos reprocharnos, felicitarnos, cuestionarnos insultarnos hasta sostener un dialogo con uno mismo. La mente se nos presenta como un pez que nada de aquí para allá, sin control alguno de nuestra parte, como si se tratara de un ser independiente que se manifiesta como ego. Si intentamos controlarla en pocos segundos veremos que se vuelve a descontrolar, como el pez va de un sitio a otro siempre en constante movimiento, mientras el cuerpo está aquí Son muy pocos los períodos de control. ¿Como es posible? Mientras el cuerpo habita en un espacio tiempo real que es el aquí y ahora, la mente deambula por un espacio tiempo pasado o futuro. El pasado es una burda reproducción de lo que se ha vivido en un presente que ya paso y que no podemos regresar. El pasado se rememora desde un presente que es ahora que es diferente al presente que fue y que ya no es. El pasado es una experiencia que vive el observador desde un ahora diferente al ahora del pasado que a su vez fue racionalizado. Jamás se puede revivir el pasado, tan solo se puede vivir el presente. El pasado al intentar revivirlo en el ahora es presente, un nuevo presente y único presente. El cuerpo esta aquí y ahora experimentando, quejándose pasándonos facturas mientras la mente viaje por el túnel del tiempo visitando espacios pasados y futuros de ficción. Lo que la mente hace verdaderamente es desintegrar al ser para transformarlo en individuo. Es por eso que la gente habla de cuerpo y alma. La mente diseñada para resolver problemas prácticos de subsistencia ha tomado el mando de nuestra viva y nos hace creer que somos nosotros mismos. Nos identificamos con la mente, conversamos con ella, le rendimos pleitesía y es nuestro principal enemigo. Pero para quienes estamos alertas, constantes observadores de nuestras propias experiencias ya hemos advertido que la mente nos engaña, nos oculta la realidad y lo hace tendiéndonos una celada: alimentando nuestro ego. La mente usa a nuestro ego de carnada y nosotros mordemos el anzuelo. Para quienes somos auto observadores, ya nos hemos percatado que la mente es un verdadero obstáculo. En determinadas ocasiones basta con que entre en acción el pensamiento para que lo eche todo a perder. El mejor drive de tenis, el mejor swing de golf, la mejor jugada de fútbol, la respuesta más oportuna, la reacción mas justa, se producen cuando la mente habita el cuerpo y se integra con él. El goleador de fútbol no necesita mirar el arco para direccional el balón, la mejor jugada deja de serla inmediatamente que se toma con-ciencia, el pensar estropea la jugada. Todas las maravillas del deporte se producen cuando la mente se funde con el cuerpo en un aquí y ahora. Es imposible que sucedan mientras la mente este de viaje deshabitando el cuerpo. Hasta los inventos y descubrimientos más importantes se realizan cuando la mente habita el cuerpo. El peor enemigo de uno es una mente disociada de su cuerpo. Muchas veces decimos que la mente va más rápido que el cuerpo, o que el cuerpo no acompaña a la mente. Lo que sucede en realidad es que la mente se distancia del cuerpo porque no lo habita, su comunicación se retarda. La mente esta en otro espacio-tiempo que el cuerpo, no hay sintonía. Si queremos conocer algo profundamente, si queremos hacer algo bien, la única manera es a través de la concentración. La concentración es el acoplamiento cuerpo mente, no hay más tiempo, cuerpo y mente están en el aquí y ahora, la ficción del tiempo entonces desaparece. En la concentración el tiempo pasa volando. El conocimiento deja de ser racional para convertirse en integral, conocemos con todo el cuerpo, estamos presentes en cuerpo y alma. El conocimiento entonces trasciende lo racional para entrar en una dimensión diferente. No es casual que un boxeador y un ajedrecista hayan coincidido en la misma sentencia “antes del encuentro ya se si voy a ganar o a perder. El conocimiento real se da en el acoplamiento cuerpo-mente. No se racionaliza se siente, no se modela se vivencia no se etiqueta se experimenta. El que conoce realmente no necesita pensar, sabe. ¿No nos sorprende que la mente no sea conciente de nuestro propio cuerpo? ¿no nos llama la atención que se desarrolle un cáncer dentro de un cuerpo cuya mente es ignorante? Nos parece hasta natural. Porque la racionalización torna todo lo que hacemos “natural” Ello ocurre precisamente porque la mente no habita el cuerpo. Esta dicotomía mente cuerpo es la que no nos permite ver que formamos parte de una totalidad mas grande, que somos parte de algo mayor. Nuestra relación con el espacio se modifica a partir del momento que experimentamos ser parte de el. Nada de lo que parece mágico del pensamiento no esta dentro nuestro, oculta más de lo que muestra, y lo que muestra es para ocultar lo que es. El pensamiento que se adueñó de nuestro ser ha creado una ficción, una ilusión, nos oculta la realidad. En la elección y desarrollo de este modo de evolucionar hemos entregado la mejor parte de nosotros. El tener y el hacer han ocultado el ser, la vida misma se ha transformado en un medio para un único fin la muerte. De lo dicho se sigue que antes de analizar los componentes espaciales que hacen de catalizadores o inhibidores del desarrollo humano es necesario comprender en “cuerpo y alma” la unidad espacio-tiempo y cuerpo-mente.
  1. El humano interpreta el mundo a su imagen y semejanza
Nada de lo que experimentamos es ajeno a nuestra constitución. Compartimos con el universo sus mismos componentes. Todo acontecimiento externo se vivencia internamente con los procesos químicos naturales de la fisiología de los humanos. Las reacciones químicas son las propias que podemos realizar. Todos compartimos los mismos procesos, las mismas reacciones. Todo lo que hace el hombre lo tiene de alguna manera internamente incorporado. Nuestras acciones son acciones que se reproducen internamente. Observa el cuerpo humano y encontrarás en él la obra del hombre. El cuerpo es el pie y la realidad el zapato, con el tiempo uno se va amoldando al otro pero sin cambiar su esencia, sin producir grandes modificaciones. De lo que se sigue que existe un límite superior de posibilidades de interpretación marcado por la biología. Toda interpretación de lo externo no es más que un acoplamiento entre diferentes elementos que existen dentro de nuestro cuerpo. El sistema nervioso esta fuertemente protegido al igual que nuestro sistema reproductor, no fácilmente se le puede burlar. El sistema nervioso es un circuito cerrado que solo reproduce su propia esencia: la del ser humano. Un gato es un gato y su esencia de gato y el mundo pasa por su cuerpo de gato su esencia de gato. Todos nuestros conocimientos están dentro en estado potencial a la espera de su despertar, lo que hacemos, lo que interpretamos es lo que tenemos internamente. Si miramos las ciudades veremos un símil del organismo humano, lo mismo si miramos cualquier producto hecho por el hombre. Las carreteras son las venas, nuestras comunicaciones son un reflejo de las reacciones químicas de nuestras células. Todas nuestras funciones fisiológicas aparecerán representadas de una u otra manera en nuestras obras. ¿No es llamativo que no tengamos real conocimiento de nuestro hábitat que es nuestro propio cuerpo? Nadie nota esa disfunción, el velo del ego nos priva del ser. Nada nuevo nos entrega el pensamiento que no esté de antemano a nuestra disposición. Pero, ¿que hay de lo que queda? Porque como he dicho, son funciones de subsistencia pero no de esencia.. La ilusión se adueñó de nosotros, somos incapaces de tener un espacio abierto entre nosotros mismos. ¿Como podemos salir de este infierno? El primer paso es comenzar a desarticular todo este conjunto de creencias que ocultan nuestra verdadera naturaleza. Nos hemos transformado en una célula que destruye su propio cuerpo y su propio mundo. No nos identificamos como pertenecientes a la madre tierra, como parte integrante de ella. El pensamiento que se adueñó de nuestro ser ha creado una ficción, una ilusión, nos oculta la realidad de lo que es.

Fuente del artículo http://www.articulo.org/autores_perfil.php?autor=1214

Articulo.org

 

Informacion del canal SALUD de TEPEDIA .COM - Enciclopedia Tematica de Expertos

Articulo: Que es la topoterapia