Tepedia .com: Enciclopedia Tematica de Expertos
enciclopediaPORTADA
enciclopediaCURSOS
enciclopediaJUEGOS
enciclopediaINFORMATICA
enciclopediaOCIO
enciclopediaSALUD
enciclopediaTRABAJO
enciclopediaESPIRITUAL
enciclopediaTURISMO
 

ANGELES - ARCANGELES

Especial de Angeles

El ángel de la guarda

Dice san Basilio: "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida"
Desde su comienzo (Mt 18, 10) a la muerte (Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (Sal 34, 8; 91, 1013): en el momento de la concepción donde Dios crea nuestra alma se nos asigna el ángel custodio. Ellos están encargados de velar por cada uno de nosotros, protegiéndonos de los peligros y alentando a vivir la fe en santidad. Leamos en el  Salmo 91,11-12 “El dará orden sobre ti a sus ángeles de guardarte en todos tus caminos. Te llevarán ellos en sus manos, para que en piedra no tropiece tu pie”
Nos ayudan a ser fieles al Señor y cumplir nuestra misión.   Si leemos Exodo 23, 20-23a:  Así habla el Señor: «Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti.»
 
Dice santo Tomás de Aquino: "Los ángeles cooperan en toda obra buena que hacemos".
Esto nos mueve a ser agradecidos con nuestro ángel y a tenerlo presente para invocar su protección y guía. Leemos en Tobías 12,6  “Entonces Rafael llevó aparte a los dos y les  dijo: «Bendecid a Dios y proclamad ante todos los vivientes los bienes que os ha concedido, para bendecir y cantar su Nombre.  Manifestad a todos los hombres las acciones de Dios, dignas de honra, y no seáis remisos en confesarle.”

 

Ellos interceden por nosotros (Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12).
Presentan a Dios las peticiones y oraciones del los hombres.  Leemos en Tobías 3,16-17  “Fue oída en aquel instante, en la Gloria de Dios, la plegaria de ambos y fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitaran las manchas blancas de los ojos y pudiera con sus mismos ojos ver la luz de Dios; y a Sara la de Raquel, para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de  Asmodeo, el demonio malvado.”
Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.

Oración al ángel de la Guarda

Ángel de mi guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares,
ni de noche ni de día,
hasta que me pongas, en paz y alegría,
con todos los santos, Jesús y María,
te doy el corazón y el alma mía
que son más tuyos que míos.
Amén.

 

Angeles